Sociedad Español del Dolor

Sociedad Espa�ola del Dolor

Acreditación de las unidades de tratamiento del dolor

BASES DE LA S.E.D PARA LA ACREDITACIÓN DE LAS UNIDADES DE TRATAMIENTO DEL DOLOR

DOCUMENTO MODIFICADO POR LA JUNTA DIRECTIVA DE LA SED 11 DE MARZO DE 2006

Las unidades de tratamiento del dolor han venido desarrollándose en los últimos años prácticamente sin ningún tipo de control por parte de organizaciones gubernamentales o instituciones similares que establezcan las condiciones básicas para su acreditación. En USA, se han establecido unos requerimientos mínimos siguiendo las indicaciones de la American Pain Society y la Comission on Accreditation of Rehabilitation Facilities desde el año 1983. En algunos países, tanto organizaciones gubernamentales como los capítulos nacionales de la IASP (International Association for the Study of Pain) han definido los requerimientos mínimos en cada caso.

La IASP, piensa que los pacientes con dolor se beneficiarían de la definición de una serie de líneas maestras que deben seguir todas los Centros o Unidades para el estudio y tratamiento del dolor (a partir de ahora denominadas en el documento UD). Sus indicaciones y las de los distintos capítulos nacionales (en este caso la SED), deben servir de guía para todos aquellos médicos que quieran dedicarse al tratamiento del dolor y además permitir a las organizaciones gubernamentales disponer de líneas maestras a la hora de establecer la política sanitaria para el establecimiento de los recursos humanos y materiales que permitan ofrecer un tratamiento correcto del dolor. El campo del tratamiento del dolor se ha visto con escepticismo por muchos médicos, por el propio sistema sanitario y por sus gestores. Es necesario por lo tanto la definición de una serie de líneas maestras a las que deben adherirse todas aquellas UD que quieran disponer de una solvencia acreditada.

CASED.

El CASED es el Comité de Acreditación de la Sociedad Española del Dolor. La misión del CASED es promover y garantizar la calidad de los programas del tratamiento del dolor, mediante la definición de estándares y el desarrollo del proceso de acreditación tanto individual como institucional. Los programas de acreditación incluidos son los siguientes: Dolor agudo, dolor crónico y dolor por cáncer.

ACREDITACIÓN.

El proceso de acreditación es un acto voluntario, solicitado por una UD que desea obtener una credencial que garantice su adhesión a unos estándares de calidad definidos.

La SED, como sociedad científica asume el papel evaluador de las condiciones que caracterizan el nivel asistencial de las Unidades solicitantes, emitiendo el certificado de la categoría de acreditación , de acuerdo al resultado de la evaluación realizada.

La SED, se reserva el derecho de emitir el certificado de acreditación, de acuerdo a la decisión final de la junta directiva de la sociedad, que realizará su decisión final, en base a la documentación aportada por el equipo de inspección y el informe del CASED.

PROGRAMAS DE ACREDITACIÓN.

1. Programa de tratamiento del dolor crónico.
Un programa de tratamiento del dolor crónico es un conjunto de actos asistenciales realizados por un equipo multi o interdisciplinario coordinado, con el objeto de aliviar el dolor y disminuir la dependencia del sistema sanitario de personas con síndrome de dolor crónico.

2. Programa de tratamiento del dolor agudo.

3. Programa de tratamiento del dolor oncológico.

VENTAJAS DE LA ACREDITACIÓN.

1. Se promueve la calidad asistencial.

2. Se garantiza esta calidad mediante estándares definidos.

3. Se favorecen las relaciones con las autoridades sanitarias.

4. Se facilitan las relaciones con las entidades y clientes, y se consiguen avales para la obtención de recursos.

5. Se potencia la docencia y la investigación.

BENEFICIOS DE LA ACREDITACIÓN.

1. Se potencia el reconocimiento público sobre la base de:
a.- Aprobación de la UD por el CASED.
b.- Inclusión de la UD en el directorio del CASED.
c.- Uso del logotipo de la SED como UD acreditada.
d.- Uso de la constancia de acreditación.

2. Se promueve la mejora continua mediante:
a.- Reacreditación periódica.
b.- Relación entre unidades acreditadas.

PASOS PARA OBTENER LA ACREDITACIÓN.

1. Inicio de la actividad demostrada de la Unidad o Centro seis meses antes de la fecha de inspección. Deben remitir junto con la solicitud certificado de la Dirección Medica o Gerencia del centro para justificar el dato.

2. Remitir solicitud de la inspección al CASED, y abonar los derechos de acreditación, según la información publicada por la SED.

3. El CASED envía el dossier de información al solicitante.

4. Envío del informe de autoevaluación del solicitante.

5. El CASED designa al equipo de inspección seis semanas antes de la visita, comunicándoselo al solicitante.

6. Informe del equipo de inspección del CASED.

7. El CASED valora el informe y toma una decisión que comunica a la secretaría de la SED, que remite la decisión final de la junta directiva de la SED al solicitante.

Basados en la normativa de la IASP y de acuerdo con la realidad de la práctica asistencial en España se establecen diferentes categorías de acreditación de Unidades de tratamiento del Dolor:

1. Unidad Multidisciplinar para el estudio y tratamiento del dolor del dolor (Nivel IV).

Integrada por una serie de profesionales sanitarios clínicos y básicos en la que se realiza investigación, docencia y tratamiento de pacientes con dolor agudo y crónico.

Este es el nivel máximo entre las categorías de Unidades del dolor. Los programas docentes deben ser supervisados por un Director, medico especialista (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea), perfectamente entrenado y acreditado. La plantilla de profesionales estará formada por médicos de diferentes especialidades además de otro tipo de personal sanitario no médico, como por ejemplo psicólogos, enfermeras, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, y asistentes sociales entre otros, especializados en el diagnóstico y tratamiento de pacientes con dolor crónico.

2. Unidad Multidisciplinar para el tratamiento del dolor del dolor ( Nivel III).

Formada por Médicos de diferentes especialidades (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea), además de otro tipo de personal sanitario no médico, especializados en el diagnóstico y tratamiento de pacientes con dolor crónico. Se diferencia del Centro Multidisciplinario del Dolor (UDO IV) solamente en que ésta no realiza labores de investigación y docencia de forma habitual. Este tipo de unidad debe atender tanto a pacientes ingresados como de consulta externa, y realizar estudios tanto diagnósticos como procedimientos terapéuticos.

3. Unidad Unidisciplinar para el tratamiento del dolor (Nivel II).

Orientada al diagnóstico y tratamiento de pacientes con dolor crónico. Puede estar especializada en diagnósticos específicos o en dolor localizado en determinadas partes del cuerpo. Su dimension puede ser variable pero al menos deberá contar con un facultativo medico especialista (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea). La ausencia de interdisciplinaridad, es lo que la diferencia de una Unidad Multidisciplinar de Tratamiento del Dolor.

4. Unidad de técnicas especificas de tratamiento del dolor (Nivel I).

Se trata de una unidad que ofrece un determinado tipo de técnica antiálgica y no ofrece un tratamiento multidisciplinar. Se ofrecen diferentes tratamientos como bloqueos nerviosos, neuroestimualción transcutánea, acupuntura, biofeedback, etc. Este tipo de Unidades disponen de diferentes tipos de plantillas, las cuales presentan una cualificación distinta a las de las unidades anteriores.

5. Unidad de dolor Agudo (UDA).

Las bases para el desarrollo de la UDA quedan recogidas en las recomendaciones publicadas en la revista de la Sociedad Española del Dolor en 1998 (volumen 5, páginas 379 a 386). Las caracterísiticas ideales se desarrollan en la pagina 10 del documento.

CARACTERISTICAS IDEALES DE UNIDAD MULTIDISCIPLINAR PARA EL ESTUDIO Y TRATAMIENTO DEL DOLOR. Nivel IV. (UD IV)

1-Una UD IV debe contar en su plantilla con profesionales sanitarios capaces de abordar los aspectos físicos, psicosociales, médicos y laborales del dolor crónico. Este tipo de UD debe estar supervisada por un Director, medico especialista (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea), perfectamente entrenado y acreditado. La plantilla de profesionales estará formada por médicos de diferentes especialidades además de otro tipo de personal sanitario no médico, como por ejemplo psicólogos, enfermeras, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, y asistentes sociales y cualquier otro tipo de profesional sanitario que pueda contribuir al diagnóstico y tratamiento de los pacientes.

2-Deben existir al menos dos especialidades médicas representadas en el staff de este tipo de unidad, siendo necesario al menos que una de ellas sea un medico especialista en Anestesiologia o Neurocirugía (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea). Ademas, una UD IV debe ser capaz de valorar y tratar los aspectos físicos y psicosociales que el paciente manifiesta, para lo cual debe contar con un psicólogo o psiquiatra integrado en la plantilla de la Unidad o contar con la disponibilidad del mismo de forma interdisciplinar. La necesidad de otro tipo de personal sanitario estará en función de la población a la atiende la UD IV.

3-La UD IV debe contar con colaboradores de, al menos, tres especialidades diferentes. Los colaboradores deben estar nominados y tener una relación estable con los miembros de la UD mediante la realización de sesiones interdisciplinares.

4-El personal sanitario propio de la unidad deberá realizar de forma programada tanto sesiones clínicas periódicas del equipo e interdisciplinares, como reuniones para tratar problemas relacionados con los pacientes y definir nuevas estrategias de tratamiento de la unidad.

5-Debe existir un Director o Coordinador Médico especialista (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea) de la UD IV responsable de controlar los servicios dispensados por la unidad.

6- La UD IV debe ofrecer posibilidades diagnósticas y terapéuticas, consistentes en tratamiento farmacológico, solicitud de consultas con otros especialistas, capacidad de revisión de la historia clínica del paciente y de los estudios realizados, practicar un examen físico, valoración y tratamiento psicológico, fisioterapia, valoración por terapeuta ocupacional, además de otros recursos si fueran apropiados.

7- La UD IV debe tener un espacio físico propio y adecuado para realizar sus actividades. Debe tener recursos propios para manejar pacientes en régimen de consulta externa e ingresados.

8- La UD IV debe realizar las historias clínicas de sus pacientes. Para valorar los resultados individuales de cada caso y la eficacia de los tratamientos globalmente ofrecidos por la Unidad se debe poder acceder fácilmente al archivo central de historias clínicas para su revisión.

9- La UD IV debe tener una dotacion de recursos humanos propios, suficiente para realizar sus actividades.

10-Los integrantes de la UD IV deben poseer los conocimientos suficientes de las ciencias básicas y experiencia clínica para manejar los pacientes con dolor crónico.

11- Todos los miembros de la plantilla de la UD IV deben estar en posesión de un título oficial (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea), tal y como queda recogido en el punto C del apartado 1 página 3 del programa para la obtención del certificado de experto en dolor.

12- Todos los miembros de la UD IV deben tener su título en regla, de acuerdo a las normativas establecidas en España y de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea.

13- La UD IV debe estar en condiciones de tratar pacientes con dolor crónico de cualquier etiología.

14- La UD IV debe establecer protocolos clínicos propios y valorar su eficacia periódicamente.

15- Una UD IV debe ver un número apropiado de pacientes (300 nuevos al año), que permita a sus integrantes mantener y renovar sus conocimientos sobre el diagnóstico y tratamiento del dolor.

16- Una UD IV debe tener acceso fisico o electronico (demostrable) a una biblioteca/ hemeroteca con la suficiente dotación en la materia.

17- Una UD IV debería desarrollar labores de investigación sobre el dolor crónico. Esto no implica que todos sus miembros deban hacer al mismo tiempo labores de investigación y de clínica. Alguno de ellos podría realizar exclusivamente una de las labores mencionadas, pero la unidad debe realizar investigación.

18- La UD IV debe establecer programas educacionales dirigidos a una gran variedad de profesionales sanitarios, pudiendo incluir a pregraduados, postgraduados, y postdoctorales.

19- La UD IV debe formar parte de un organismo docente o investigador.

CARACTERISTICAS IDEALES DE UNA UNIDAD MULTIDISCIPLINAR DE TRATAMIENTO DEL DOLOR (Nivel III).

La diferencia entre una Unidad Multidisciplinar para el estudio y Tratamiento del Dolor y una Unidad Multidisciplinar de Tratamiento del Dolor, es que la primera realiza labores docentes y de investigación por lo que en la segunda no se requieren los aspectos reflejados en los apartados 17, 18 y 19 para una UD IV.

1-Una UD III debe contar en su plantilla con profesionales sanitarios capaces de abordar los aspectos físicos, psicosociales, médicos y laborales del dolor crónico. Este tipo de UD debe estar supervisada por un Director, medico especialista (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea), perfectamente entrenado y acreditado. La plantilla de profesionales estará formada por médicos de diferentes especialidades además de otro tipo de personal sanitario no médico, como por ejemplo psicólogos, enfermeras, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, y asistentes sociales y cualquier otro tipo de profesional sanitario que pueda contribuir al diagnóstico y tratamiento de los pacientes.

2-Deben existir al menos dos especialidades médicas representadas en el staff de este tipo de unidad, siendo necesario al menos que una de ellas sea un medico especialista en Anestesiologia o Neurocirugía (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea). Ademas, una UD III debe ser capaz de valorar y tratar los aspectos físicos y psicosociales que el paciente manifiesta, para lo cual debe contar con un psicólogo o psiquiatra integrado en la plantilla de la Unidad o contar con la disponibilidad del mismo de forma interdisciplinar. La necesidad de otro tipo de personal sanitario estará en función de la población a la atiende la UD III.

3-La UD III debe contar con colaboradores de, al menos, tres especialidades diferentes. Los colaboradores deben estar nominados y tener una relación estable con los miembros de la UD mediante la realización de sesiones interdisciplinares.

4-Los integrantes de la UD III deben reunirse con frecuencia para tratar casos clínicos individuales y valorar nuevas alternativas terapéuticas.

5-La UD III debe ofrece capacidad diagnóstica y de tratamiento de pacientes con dolor crónico.

6-La UD III debe poseer un espacio físico propio definido.

7-Debe realizar las historias clínicas de sus pacientes. Para valorar los resultados individuales de cada caso y la eficacia de los tratamientos globalmente ofrecidos por la UD se debe poder acceder fácilmente al archivo central de historias clínicas para su revisión.

8-Debe contar con una dotacion de recursos humanos propios, suficiente para poder realizar sus actividades.

9-El personal sanitario que desarrolla su labor en una UD III, debe poseer los conocimientos suficientes en materias básicas y clínicas necesarias para manejar pacientes con dolor crónico.

10-Todos los miembros de la plantilla de la UD III deben estar en posesión de un título oficial (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea), tal y como queda recogido en el punto C del apartado 1 página 3 del programa para la obtención del certificado de experto en dolor.

11-Todos los miembros de la UD III deberan tener homologados sus títulos de especialistas, de acuerdo con las normas establecidas en España y la normativa vigente de la Unión Europea.

CARACTERISTICAS IDEALES DE UNA UNIDAD DEL DOLOR UNIDISCIPLINAR (Nivel II).

1- La UD II debe estar constituida, al menos, por dos facultativos medicos especialistas que deben estar en posesión de una especialidad reconocida (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea).

2-Los integrantes de la UD II deberan reunirse con frecuencia para tratar casos clínicos individuales y valorar nuevas alternativas terapéuticas.

3-Deberá existir un Director o Coordinador Médico especialista (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea) que será responsable de la calidad del servicio prestado a los pacientes.

4-La UD II deberá ofrece capacidad diagnóstica y de tratamiento de pacientes con dolor crónico.

5-La UD II deberá poseer un espacio físico propio definido.

6-Deberá realizar las historias clínicas de sus pacientes. Para valorar los resultados individuales de cada caso y la eficacia de los tratamientos globalmente ofrecidos por la UD II se debe poder acceder fácilmente al archivo central de historias clínicas para su revisión.

7-Deberá contar con una dotacion de recursos humanos propios, suficiente para poder realizar sus actividades.

8-El personal sanitario que desarrolla su labor en una UD II, debe poseer los conocimientos suficientes en materias básicas y clínicas necesarias para manejar pacientes con dolor crónico.

9-Todos los miembros de la plantilla de la UD II deben estar en posesión de un título oficial suficiente (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea), tal y como queda recogido en el punto C del apartado 1 página 3 del programa para la obtención del certificado de experto en dolor.

10-Todos los miembros de la UD II deben tener homologados sus títulos de especialistas, de acuerdo con las normas establecidas en España y de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea.

CARACTERISTICAS IDEALES DE UNA UNIDAD DE TÉCNICAS ESPECÍFICAS DE TRATAMIENTO DEL DOLOR (Nivel I).

1- Debe contar con una plantilla suficiente de profesionales sanitarios con titulacion academica oficial de acuerdo con las normas establecidas en España y de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea. Para poder desarrollar sus actividades, deberá desarrollar al menos una jornada laboral completa a la semana.

2- La UD I debe ofrecer capacidad diagnóstica y de tratamiento de pacientes con dolor crónico.

3-Debera solicitar la acreditacion para la técnica específica que realicen . La acreditacion se emitirá unica y exclusivamente para la tecnica solicitada y como tal deberá ser utilizada

4-La UD I deberá poseer un espacio físico propio definido.

5-Deberá realizar las historias clínicas de sus pacientes. Para valorar los resultados individuales de cada caso y la eficacia de los tratamientos globalmente ofrecidos por la Clínica se debe poder acceder fácilmente al archivo central de historias clínicas para su revisión.

6-El personal sanitario que desarrolla su labor en una UD I, deberá poseer los conocimientos en materia básicas y clínicas necesarias para manejar pacientes con dolor crónico.

7-Todos los miembros de la plantilla de la UD I deberan estar en posesión de un título oficial suficiente (de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea), tal y como queda recogido en el punto C del apartado 1 página 3 del programa para la obtención del certificado de experto en dolor.

8-Todos los miembros de la UD I deberan tener homologados sus títulos de especialistas, de acuerdo con las normas establecidas en España y de acuerdo a la normativa vigente de la Unión Europea.

CARACTERISTICAS IDEALES DE UNA UNIDAD DE DOLOR AGUDO

1- Un funcionamiento correcto de una UDA exige la colaboración y participación del Servicio de Anestesiología, así como de los médicos tanto de las especialidades médicas como quirúrgicas y la enfermería de la Unidad de recuperación postanestesia (URPA) y salas de hospitalización.

2- Debe existir un Coordinador Médico Anestesiólogo responsable de los servicios dispensados por la Unidad, de la Docencia e Investigación.

3- Debe contar con personal médico (anestesiólogo) y de enfermería especifico a tiempo completo en horario de mañana en hospitales de Nivel III; y a tiempo parcial en los de Nivel II y I .

4- Los integrantes de la UDA deben poseer los conocimientos suficientes de las ciencias básicas y experiencia clínica para manejar los pacientes con dolor agudo.

5- La UDA debe tener la posibilidad de prestar una atención continuada a aquellos pacientes bajo su tratamiento las 24 horas del día, todo el año.

6- La UDA debe establecer protocolos clínicos propios y valorar su eficacia periódicamente.

7- La UDA debe tener la posibilidad de atender a todos los pacientes intervenidos quirúrgicamente ya sean reglados o de urgencias.

8-La UDA debe tener la disponibilidad de atender todos los dolores agudos del hospital que no sean de fácil control por sus médicos responsables y que necesiten técnicas específicas de tratamiento.

9-La UDA debe tener la posibilidad de administrar diferentes modalidades de tratamiento tanto sistémico como regional: pautado endovenoso , analgesia controlada por los pacientes vía endovenosa , analgesia controlada por los pacientes vía epidural, diferentes tipos de bloqueos y otras técnicas útiles para el control del dolor.

10-La UDA debe disponer de hojas clínicas de evolución de los enfermos hospitalizados que estén sometidos a tratamiento del dolor por la misma.

11-Debe existir un control diario en planta de hospitalización de los pacientes bajo su control durante 48-72 horas o más si se considera necesario.

12-Debe informar a los pacientes en la consulta de preanestesia de las actuaciones de la UDA .

13-Debe disponer de una base de datos donde se tenga acceso a la valoración de la analgesia y efectos secundarios debidos a los tratamientos administrados.

14-Debe realizar sesiones clínicas periódicas de todo el personal que interviene en la UDA para tratar problemas relacionados con la unidad.

15-La UDA debe establecer programas educacionales dirigidos a médicos y enfermería relacionados e interesados en el tema.

oficinamadrid

  • Sociedad Española del Dolor

    Paseo de la Castellana 241 - 4º A 28046, Madrid.

    Email: secretaria@sedolor.es
    Tlfno. 34 - 911 729 144
    Fax. 34 - 913 449 042

    Horario de secretaría de 9 a 14 y de 15 a 17, de Lunes a Jueves. Viernes de 9 a 14.

    Del 1 de julio al 31 de agosto, de 9 a 16:00 horas.